Dónde soy?







Solo se acerca cuando estoy dormida, pues en la vigilia,
si lo hace, no lo advierto.
En la noche, ronda mis sueños,
 con susurros, quizás con caricias.
Sin prisas, en el silencio murmura verdades que tal vez ignoro,
y a veces evidencias que sin saberlo oculto.
Al despertar de mi centro, olvido su presencia,
pues despierta estoy dormida, y me pierdo en los espejos;
 y confundo cada imagen en su faz con su reverso.
Me hipoteco en las palabras ordenando lo ilusorio,
y me escapo del ensueño, evitando enajenarme,
hasta hallarme confundida en la auténtica locura.
 
 
 
Valeria Elder