Solos


 
 
 
 
  

No hay maestros.
No hay sentido.
No hay destino.