Mucha ficción







Harto de ayudarme un domingo en casa,
e impregnado de sus historias de ficción,
tras escuchar sonidos de sirenas
durante varios y diversos minutos,
policías o ambulancias ir y venir,
mi hijo me suelta:

-Ojalá sea un apocalipsis...!