No soy tu oveja









Pertenecer a la clase espiritual que se consume hoy en día, es portar cierta actitud, sonreír, amar, enseñar, meditar, comprender... Genera tanto orgullo, taaanto.... que llega a inflarse, y entonces suben, se elevan por encima de los mortales y te miran como a una oveja descarriada que todavía no comprende el camino.

 
"Pobre oveja, ¿qué hacer con ella?"