Con la misma tijera










Por alguna extraña razón
me siento diferente, me siento una excepción.
El problema radica en que
la gente también se siente especial y única.
 
Por todo esto, solo me resta concluir
que somos todos unos tarados excepcionales.