Dónde está tu cerebro?







No piensas...
Otros piensan por ti.
Sólo actúas, y crees.

Tu succionado cerebro
ha comenzado a desaparecer.
Sin darte cuenta, te has convertido
en una máquina del sistema.

Lo mejor es que ni siquiera te lo planteas!