Trabajar la tierra

Las Espigadoras - Jean-François Millet



Benditas sean las manos que se hunden en la tierra
para sembrar, por nosotros, el pan de cada día!
 
Benditas las espaldas que se doblan y se quiebran
recogiendo la cosecha, aunque estén cansadas!
 
Benditas las rodillas que se hincan laceradas!
 
Benditas manos sucias que reciben casi nada;
monedas indignas de un esfuerzo silente!
 
Yo...                                                                
...me inclino ante esas manos,
para que me toquen la frente!                                                                                                                                            
 
ValeriaElder