Mi alma gemela



     El día en que decidí dejar de buscar al compañero que mi alma anhelaba, el día en que decidí radicalmente seguir con mi vida sola, ese día... quizás el siguiente... cuando por fin había logrado comprender el verdadero sentido de estar en plenitud conmigo misma, la vida me puso en el camino a mi alma gemela, de quién no me he separado desde entonces, ni en cuerpo ni en alma. Siempre hay alguien igual a uno, como si se tratase de encontrarte a ti mismo, en otra persona; alguien con quien te muestras como lo haces cuando estas contigo mismo; alguien a quien, cuando miras, te ves reflejado en tus ideales, tus sueños, tus miserias y grandezas, tus errores y aciertos... Mi buen consejo es que aprendas a vivir contigo de manera plena, y entonces, como si se tratara de una bendición, la vida pondrá en tu camino a tu alma gemela.