El perdón


El perdón no es una dádiva que se da por bondad, o por respeto a un credo.
No es algo que se confiere a otro ser, sino un regalo a nosotros mismos.
El perdón es el acto de UNO HACIA SÍ MISMO.
 

photo credit: Sand Creation via photopin cc

Perdonar significa romper las cadenas que me unen a un suceso doloroso que, por tanto recordar, se torna mas y mas pesado. El daño sufrido una única vez, lo  repetimos mil  veces en  nuestra mente, haciéndolo  cada  vez mas dañino.
 
El perdón no es un acto de bondad. Es un acto de inteligencia y, hasta diría, de salud.

Es la manera de liberarnos del dolor.


No importa si el autor del daño recibe la concesión del perdón.  De hecho, puedo perdonar de labios para afuera y seguir en el rencor. De igual manera, puedo no encontrar jamás la oportunidad de decirlo, y sin embargo, concederlo.

Y qué decir del olvido...                                                                     
 
Perdonar no es sinónimo de olvidar.
Tenemos memoria. Olvidar es poco inteligente. Olvidar es negarse a aprender.
El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, porque olvida la piedra con la que tropezó.
                                                                                                                                                                                                                                   
No debemos olvidar!
Pero NO OLVIDAR,  no significa recordar una y otra vez, siempre. Tan solo significa guardar el recuerdo y su aprendizaje,
en el baúl de las experiencias, para que, en el momento preciso, su recuerdo nos evite sufrir el mismo dolor.
 Tal como expresa el dicho popular:                                                                                                                                               
 
"Si la primera vez me dañas, es culpa tuya;
 si lo haces por segunda vez, la culpa es mía".