Adquiriendo responsabilidades








Después de estar el día de ayer, durante varias horas,
  limpiando a fondo mi cocina,
con la ayuda obligada de mi hijo adolescente,
nunca pensé que mis oídos escucharían,
mientras mi marido y yo preparábamos hoy el desayuno,
la voz quebrada de mi hijo diciendo:
- "Por favor, mantengan la cocina limpia".














###