Quítate la máscara








¿A quién engañas, amigo espiritual, sino a ti mismo?
Si te quito la venda de los ojos, me convertiré en tu enemiga.
Jamás podrás elevarte si no sientes en tus pies el ancla
de la miseria humana hundiéndote en el océano que desprecias.
Sólo si llevas en tus espaldas el peso de los hombres,
no discutiré tu grandeza.
 
Mientras tanto, quítate la máscara...