Y mi máscara?





¿Y qué puedo decir de mí?
¿Qué puedo decir de esta máscara tras la cual
me escondo, sin saberlo?
¿Qué puedes decirme, amigo mío, sobre este discurso,
grandioso en apariencia, tras el cual me alojo?
¿Qué puedes decirme, sin estar dominado
por la soberbia o el orgullo espiritual?
¿Quién puede iluminar mis tinieblas?
 
Sólo me queda volver a la misma tierra,
buscando la humildad de quien la trabaja,
la sencillez de quienes la habitan...
 
Tal vez allí pueda encontrar alguna respuesta...
 
Tal vez allí... ...si estoy atenta!