Llora mi guitarra







Dejo a mi guitarra llorar mi llanto,
cuando de mí se apodera la tristeza...
y descubro siempre,
sin darme casi cuenta,  
que se me ha curado el alma.