Aún me queda tanto...



La tierra en que nací me ha desarrollado intelectualmente,
y la madre tierra me ha hecho crecer como persona.
A cuál le debo qué?

Hoy soy lo más grande que puedo ser!

Arrastro demasiada humanidad todavía.
Llevo mucha miseria colgando cual harapos.
Aún me sigue mi sombra en el camino.
Todavía el sol me deslumbra, dejándome ciega por largos períodos.

No soy muy diferente a lo que critico,
y eso en ocasiones me hace llorar también por mí.
Pocas veces comprendo que aquello aún me pertenece,
y no sé redimirlo.


Me queda demasiado aún... 
Soy pequeña dando mis primeros pasos,
pero estoy en paz conmigo, lo que me permitirá,
quizás dentro de muchos años, reconciliarme con la raza humana.