Respétame

                                                 
                
Exiges que todo el mundo crea
en lo que crees tú, amigo creyente.

Impones tus creencias bajo el disfraz
del amor a la oveja descarriada.

Afirmas aceptar y respetar otras ideas,
pero te revuelven las entrañas
cuando alguien no piensa como tú.

El autoritarismo se caracteriza
por imponer propios principios,
sin importar si estos tienen o no fundamentos.

Fanatismo y obcecación nada tienen que ver
con el respeto, el amor al prójimo
y la comprensión.

Te revuelve mi opinión. Lo sé! y eso me reafirma en lo que pienso.

                                                                                                                                                                                        Déjame ser libre,
                                                                                                                  y me mostrarás con hechos el respeto
                                                                                                                  que profesas con tus palabras.